Programar: ¿un arte del siglo XXI? ¿Cómo se aprende?

Desde la década de los 70 del siglo pasado, la demanda de profesionales relacionados con las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) no ha dejado de crecer y uno de los sectores con mayor incremento es precisamente el de los programadores.

Encontrá tu profesor ideal

Muy distintos entornos y lenguajes conforman este universo digital en el que nos movemos y que, de una forma u otra, controla prácticamente todos los aspectos de nuestro día a día. Nuestro teléfono móvil, nuestro coche, incluso nuestra lavadora tienen programas software que gestionan sus funciones y nos proporcionan servicios y utilidades. Y detrás de cada uno de esos programas, están los programadores.

¿Cómo se aprende a programar?

Fácil, programando. A pesar de incluirse en la rama de las ciencias, la programación no siempre es una ciencia exacta. En muchos casos nos encontramos con problemas complejos, de dificil solución o incluso situaciones nuevas para las que no se ha planteado una solución anteriormente. En esos casos, la creatividad resulta un factor relevante para llegar a un desarrollo que sea aplicable al problema planteado.

¿Cómo ser programador? Paso a paso: requisitos, estudios y consejos
La profesión de programador puede que sea una de las más demandadas en la actualidad y no tiene pinta de que esto vaya a cambiar....

Se han escrito miles de libros sobre estas cuestiones, patrones de diseño, metodologías de desarrollo, lenguajes de programación, técnicas de programación, etc. pero al final, siempre queda en manos de una persona el dar forma a un programa. Y hasta que no se construyan máquinas que sepan programar otras máquinas, tendremos que seguir aprendiendo este nuevo "arte del siglo XXI".

Muchas veces se pregunta ¿Cómo se aprende a programar? Y la respuesta es: Programando.

A primera vista puede parecer una obviedad. Las herramientas de desarrollo actuales facilitan enormemente la tarea, pero tarde o temprano hay que bajar al barro. Y no se aprende a programar en un día. Como en cualquier otra labor de creación de algo nuevo, la experiencia se consigue con la práctica. No hay atajos. Cuanto más programes, mejor lo harás.