¿Cómo puedes ser profesor de guitarra?

La guitarra quizás sea el instrumento más popular. Hay muchísima gente que sabe tocar la guitarra y mucha que siempre ha querido saber tocarla. Son muchos los que se compran una guitarra intentan aprender, lo dejan y al cabo de los años se apuntan a un curso de guitarra. 

Si sabes tocar y necesitas un dinero extra, dar clases particulares de guitarra es muy buena idea. Pero tienes que saber que ser un buen guitarrista no significa ser buen profesor, tienes que cambiar la mentalidad y tener mucha paciencia. 

No hay una fórmula secreta, pero si hay una serie de consejos para ser profesor de guitarra que seguro serán muy útiles.

  • Tienes que estar seguro: no todo el mundo sirve para ser profesor, requiere paciencia y vocación por aprender. En muchas ocasiones enseñar es más actitud que dominar una materia. Enseñar un instrumento pueden ser horas realizando el mismo ejercicio sin avanzar, esto es algo que no todos soportan.
  • Haz una evaluación previa: evalúa a tu alumno en cuanto a conocimientos. Tienes que saber si partes totalmente de cero o qué cosas domina. También evalúa en cuanto a conocimientos musicales y a gustos, para saber qué intereses tiene y cuales son sus motivaciones. 
  • Selecciona tus alumnos: a la hora de aprender guitarra tiene que haber una consonancia entre alumno y profesor. Hay gente que solo quiere aprender a tocar algunas canciones y a la que no le interesa la teoría o leer partituras. Si eres un profesor estricto o muy metódico, es mejor que no selecciones a este tipo de alumnos, los dos os acabaréis frustrando. 
  • Los gustos del alumno cuentan: de la misma manera que en el punto anterior, hay que tener en cuenta los intereses musicales del alumno. Un profesor completo enseña varios géneros y amplía la mente del alumno, pero si este solo está interesado en un estilo y no cede, no tienes nada que hacer. Es mejor que des clases solo a aquellos alumnos con los que tienes cierta complicidad. 
  • Firme en el temario: una vez que hayas escuchado a tu alumno y sepas los intereses, crea un temario de cosas que vas a enseñar y no te lo saltes, aunque parezca que haya lecciones que se hagan más difíciles o aburridas. Si crees que has configurado bien el temario, mantente firme. 
  • Diviértete: recuerda que al final la mayoría de personas que se apuntan a clases de guitarra lo hacen para divertirse, por eso debes hacerlo de una forma entretenida y que te guste a ti. 

 

Empieza enganchando al alumno

 

Una de las cosas fundamentales a la hora de dar clases de guitarra es escuchar al alumno. Averiguar por qué quiere aprender a tocar y si sus objetivos son más profesionales o solo quiere pasarlo bien y tocar sus canciones favoritas. 

Cuando sepas sus intereses debes empezar realizando actividades que llamen su atención. Por ejemplo, realizando escalas sencillas, aprendiendo a marcar los ritmos o incluso puedes enseñarles canciones muy fáciles. 

Hay alumnos que quieren entender bien la teoría musical y les puede gustar que empieces por nociones básicas de solfeo. Otros querrán ir más al grano y empezar a tocar desde el primer día. Si lo planeas bien, puedes empezar por cualquier cosa, solo tienes que adaptar el contenido al nivel del alumno.

 

 

Educación musical

 

Una de las cosas que todos los alumnos agradecen y que es muy importante para enseñar a tocar la guitarra es que le descubras música a tu alumno. Es vital que lo hagas de forma constante y que despiertes en él la pasión que los grandes guitarristas transmiten. 

Haz que descubra todo tipo de géneros como el rock, el punk, el country, el blues o el flamenco. Y que se inspire en los grandes guitarristas como B.B. King, Jimi Hendrix, Django Reinhardt, Rory Gallagher o Paco de Lucía. 

Puede que muchos alumnos lleguen con una serie de intereses, pero cuando empiezan a dominar la técnica descubren que quizás prefieran tocar un género y escuchar otros. Abre puertas a tus alumno y tendrás mucho más éxito. 

 

Teoría y práctica

 

La teoría es importante para aprender a tocar la guitarra. Incluso para aquellos que solo quieren tocar algunas canciones y se acabó. Como profesores, debemos ser capaces de ofrecer algo más que ayuda para realizar bien una serie de acordes

Todos los profesores estarán de acuerdo en que hay que realizar un equilibrio constante entre teoría y práctica, dependerá de los intereses del alumno hacia donde cae más la balanza. 

Para algunos profesores es muy fácil realizar una clase completamente teórica donde soltar un discurso con todas las cosas básicas que un alumno debe saber durante el aprendizaje, pero eso solo hará que la mitad se cansen en la primera clase. 

Un buen maestro realiza prácticas divertidas a la misma vez que va explicando la teoría. Ser profesor de guitarra implica mucha paciencia y aguantar repetición tras repetición y pueden pasar horas para que un alumno aprenda a realizar bien un solo acorde. 

 

 

Encuentra tu propio método

 

Métodos para aprender a tocar la guitarra hay cientos. Siempre han existido libros de texto que intentaban marcar una forma única y eficaz de aprender a tocar la guitarra y conocer todos los sonidos que hace y combinarlos para hacer canciones. 

Lo cierto es que cada maestro tiene su forma de enseñar. Una de las formas más intuitivas de empezar a dar clases de guitarra es recordar cómo aprendiste tú y corregir aquellas cosas que no te gustaron. 

Aunque si quieres ser un profesor más completo intenta explorar otras formas de dar clases de guitarra. Hay profesores que apuestan por un método más práctico:

  • Empezar por el ritmo
  • Enseñar una canción simple
  • Enseñar los acordes más sencillos
  • Ver la teoría básica
  • Enseñar acordes complejos
  • Enseñar las canciones más complejas

Otros sin embargo prefieren construir una enseñanza mucho más teórica:

  • Empezar por la teoría básica (qué acordes existen, partes de la guitarra, como leer una partitura)
  • Seguir por el ritmo y algunos ejercicios para aprender movilidad
  • Enseñar a dominar los acordes mayores
  • Enseñar a dominar los acordes de séptima
  • Acabar enseñando los acordes menores
  • Comenzar a tocar canciones

Estos son algunos métodos que algunos profesores puede que no los encuentren útiles. Pero es una buena forma de empezar, al final lo que acaba construyendo tu propio método es la experiencia y acostumbrarte a personalizar cada vez más todas las clases que des. 

 

¿Cómo empezar?

 

Si has decidido empezar a dar clases de música, hay varias formas de anunciarse para dar clases de guitarra. Las más tradicionales son pegando carteles o por recomendaciones de la gente. Pero la más rápida y sencilla es creando un perfil en plataformas como Tusclasesparticulares.

Encuentra alumnos

Regístrate y crea un buen anuncio que llame la atención y que sea honesto con el tipo de profesor que eres. Intenta insertar vídeos donde salgas tocando la guitarra y describe bien tu experiencia y motivación, con seguridad encontrarás los alumnos que deseas. 

 

¿Cómo continuar dando clases?

 

Uno de lo problemas a los que se enfrentan la mayoría de profesores de guitarra es que llega un momento en el que alumno aprende lo que quería saber y decide dejar de dar clase. Es normal llegar a este punto, no se puede evitar, pero sí que se puede alargar un poco. 

Para ello es importante que tengamos alumnos con los mismos gustos o intereses musicales que nosotros. De esta forma, a medida que avancemos nosotros como músicos, podemos enseñar todo lo que acabamos de aprender.

Por ejemplo, si nos gusta mucho el rock y acabamos de aprender un solo de guitarra complicado, podemos enseñarle a nuestro alumno y hacerlo desde nuestra propia experiencia y controlar su progreso, algo que ningún vídeo de internet puede hacer. 

Hacer este tipo de cosas le da a nuestras clases un plus de calidad que hace que creemos grandes músicos motivados, quién sabe si el día de mañana uno de nuestros alumno no se convierta en un miembro más de nuestra banda. 

¿Te ha gustado? Compártelo
Seguinos en
© 2007 - 2019 Tusclases.com.ar Mapa web: Profesores particulares