Clases online: ¿sirven igual que las presenciales?

Durante la cuarentena por el COVID las clases particulares online incrementaron un 263%, lo cual nos hace reflexionar. Lo mismo sucede con las aplicaciones y juegos móviles, dónde aprender cualquier materia. Mucha gente se preocupó y se preocupa de la calidad de las clases en línea a comparación de las tradionales, presenciales. ¿Se aprovecha igual el tiempo?¿Esta mi profesor cualificado para impartir este tipo de clases? ¿Lo estoy yo? Estas preguntas han rondado por nuestra cabeza, igual en busca de un profesor para nosotros o para nuestros hijos. No se puede obviar que el formato online puede resultar muy cómodo y además barato, lo cual nos hace interesarnos por ello. Pero, ¿merecen las clases online la pena?

Clases online, ese «nuevo» método

Cuando nos referimos a clases online, solemos verlo como algo novedoso y sólo presente en la actualidad, pero lo cierto es que estas clases están desde mucho antes, solo que antes no recibían ese nombre. ¿Usted o alguno de sus familiares recibido una clase por teléfono? Puede sonar raro, pero mucha gente ha recibido clases por teléfono cuando todavía no exstian las clases por videoconferencia. Ahora cuando pensamos en clases virtuales pensamos en Zoom, Google Meet, Skype o algún otro método de los muchos que hay, por lo tanto, ¿se podría decir que hemos progresado?

Clases online: ¿progreso?

Lo primero que tendríamos que tener en cuenta es que las clases online son otro tipo de método de enseñanza, lo cual siempre debería significar progreso. No podemos obviar tampoco, que mejoran las posibilidades de encontrar profesores por todo el mundo.

Además, ahora existen muchos formatos de libros de texto en los que se encuentra el formato digital, que nos pone también las cosas más fáciles al no haber necesidad de gastar papel en nuevos libros o fotocopias (lo cual también nos puede hacer ahorrar dinero en comparación a lo que es tenerlo en formato físico) y nuevos recursos que cada vez se ponen más en práctica como la ya usada por centros educativos de todo tipo Kahoot!.

Por tanto, podríamos decir que no sólo las clases online, si no todos los recursos y lo que conllevan son progreso.

Pero, ¿se aprovechan igual las clases online que las presenciales?

Si y no. No, no son lo mismo, pero pueden hasta mejores. Si se le consigue sacar partido y aprovechar al máximo todas las ventajas (así como poniendo solución a todas las desventajas en todo lo posible) es posible hacer de las clases online y una nueva y fantástica forma de aprender. Aprender un idioma, aprender una asignatura, completar un grado en a universidad... Pero claro, ¿está todo el mundo preparado para impartir o recibir clases particulares online?

¿Cómo encontrar clases de inglés online?
¿Quieres aprender inglés sin salir de casa? Opta por el aprendizaje de idiomas online. Encontrar un profesor puede ser una tarea...

¿Está mi profesor preparado para dar clases particulares online?

Cómo se si mi profesor está preparado para darme a mi o a mi hijo clases particulares. No podemos decir que se algo fácil o que se adivine, ultimamente ha subido un barbaridad la oferta de profesores online sin preparación y sin recursos para dar clases online. Esto por supuesto es un problema y aquí van algunas formas de saber si un profesor puede dar clases particulares:

1. Experiencia:

Es cierto que la experiencia siempre juega un papel importante (cuanta más experiencia hay más recursos, más métodos y la adaptación al alumno puede ser mejor o mas rápida habiéndolo echo antes), pero nodebes elegir a tu profesor solo por la experiencia que tenga, es muy importante que averigües si esa experiencia y esos años realmente han servido para algo más que para ponerlo en su descripción. Un buen profesor debe haber recopilado todo lo aprendido en sus años al frente de un alumno, debe haber guardado o descartado los recursos y todo el material que ha utilizado, a veces es mejor un profesor muy bien preparado, con mucho material y con ganas que uno muy experienciado.

2. Recursos y material:

Independientemente de la experiencia que tenga un profesor debe tener siempre una alta cantidad de material y recursos de calidad a disposición de su alumno. Por eso, es importante que preguntes a tu profesor antes de contratarlo que nivel de materia tiene y cuanta variedad. No pasa nada por preguntar y así sabras si el profesor te interesa o no.

En el caso de tratarse de clases online a un niño sería interesante preguntar que métodos de adaptación tiene preparados para facilitar las clases online e incrementar la eficazia de la enseñanza. No estaría de más saber si trabaja con alguna metodología especial o alguna fuente de apoyo en la que se base para garantizar el correcto desempeño de las clases, que más tarde será imprescindible que ambos, profesor y alumno, tengan un camino guiado por el que ir. Por eso, seria un apunte que cada profesor tuviera unas recomendaciones para sus clases como información extra para sus alumnos.

Algunas de esas recomendaciones podrían ser:

  • El tipo de espacio de trabajo que se necesita: a parte de un ordenador o una tablet (que es lo recomendado para la mayoría de clases online), es posible necesitar otro material como un cuaderno y un boli y para ello una mesa donde poder trabajar cómodamente en un espacio silencioso.
  • Preparación para clase: se podría perdir o recomendar al alumno una serie de indicaciones como tener un diccionario web (o en papel), tratandose de una clase de idiomas, por ejemplo. Una buena idea es tener un espacio de trabajo donde poder dejar todo el material que el alumno necesito com por ejemplo Google Classroom (o drive), OneNote (desde mi experiencia es el mejor) e incluso puedes crear tu propia aula en la web de Tus Clases Particulares. En el caso de que se disponga de esto, con antelación pedir que se abra o se tengan a mano algun recurso que se utilizara en la clase.

Por tanto, ¿merecen la pena las clases online? Aunque esta sea una opinión personal, desde mi perspectiva como profesora y habiendo sido alumna muchos años puedo decir que, bien dadas, las clases online son una estupénda manera de esparcir conocimiento, pero como siempre hay que saber elegir.

¡Os animo a investigar, a encontrar un buen profesor o profesora!